Eterna viajera

Cumplir el sueño de dar la vuelta al mundo

Barcelona, 4 de septiembre de 2016. 30 grados y soleado.

barcelona-map-EN

Pues muy fácil. Ahorra todo el dinero que puedas, compra un billete de avión, tren, autobús (barato a ser posible) a cualquier lugar, dí “hasta luego” a tu gente, agarra tu mochila y… ¡vete! Todo lo demás poco importa si tienes las ganas. Yo aún no he salido del todo del cascarón, pero le dí una patadita de felicidad el día que por fin compré mis billetes de avión, conseguí que se resquebrajara y asomar un poco la cabeza a ese mundo que para muchos quizás no exista, y de momento lo poco que veo asusta, pero es taaaaan bonito y emocionante que…¡estoy segura que valdrá la pena!

“Despiértame cuando termine septiembre”

Un mes. Un mes para “volar” (literal y metafóricamente) a lugares lejanos, pero que a su vez ya parecen conocidos por todo lo que llevo investigando sobre ellos durante los últimos meses. Cuando termine septiembre me despediré de mi adorada Barna para poner rumbo a esos paraísos perdidos con los que siempre soñé.

El 4 de Octubre de 2016 me voy. Nos vamos. Mi media langosta, nuestras mochilas y yo nos largamos. Montaremos en nuestro delorean (que en este caso es un avión de Tap Portugal que saldrá del aeropuerto del Prat rumbo a Lisboa) y emprendemos por fin el sueño de dar la vuelta al mundo. Esto… ¡guau!

Hace unos meses, cuando compramos los billetes de avión escribí:

Si quieres cambio verdadero, camina distinto.

¿Cómo te sentiste cuando compraste tu primer billete de la vuelta al mundo? Me preguntarán (o me preguntaré) en algún momento. Hoy acabo de hacerlo. Ahora, un par de horas después de realizar tamaña hazaña, y habiendo cumplido con mi jornada laboral de 9 horas, me preparo un té de jengibre, limón y canela, me siento cómodamente en el sofá mientras pongo en Youtube la mítica canción de Calle 13, “La vuelta al mundo”. y me dispongo a intentar plasmar en palabras la felicidad que siento en este momento, porque no se puede definir de otra forma: felicidad.

Esta noche, cuando ella llegue de trabajar por fin podré decirle: “…dame la mano y vamos a darle la vuelta al mundo…”, ¡que ya tenemos los billetes!.

Es verdad eso de que las mejores cosas de la vida suceden sin darnos cuenta…o por casualidad, ¡bendito destino! Resulta que hoy estaba trabajando desde casa escuchando una de las charlas viajeras del gran Antonio G cuando…

…en una de las distracciones provocadas por una larga y tediosa jornada laboral más, abrí Facebook y allí estaba, en primera posición, un post de “guía low cost” que anunciaba a bombo y platillo Vuelos a Argentina por 374€. Como podréis imaginar, en cuanto lo ví se me abrieron los ojos como platos, ¡es una ganga!. Hice click en el link que me llevó a Skyscanner y de allí a Budget Air y, antes de darme cuenta, ya estaba apunto de poner los datos de mi tarjeta de crédito.

La llamé,y le dije: ¿nos vamos?,

ella respondió: ¡compra!.

y, sin que sirva de precedente, ¡le hice caso sin rechistar!

 

tren Heilbronn

 

En el momento en el que pulsé “finalizar” me recorrió una sensación increíble, me atrevería a decir que de las más felices de mi vida. Sola en casa, en el sofá, sonreí como si tuviera una percha en la boca muda durante unos minutos. ¡Por fin!, ¡por fin el sueño tenía fecha de inicio!

Tras años siendo una friki de los viajes por fin me había atrevido a dar el primer paso, “Un viaje de mil millas comienza por un paso” (Lao Tse), pues yo, ya lo he dado, y puedo decir que de pocas cosas he estado tan segura en mi vida. Tardé 2 minutos en materializar una decisión a la que llevaba dándole vueltas durante años… ¡bendita vida y sus benditas locuras!

Ahora toca darle muchas más vueltas, dejar que pase el tiempo, emocionarse (gran parte del viaje suele ser su preparación) y esperar a que pasen estos meses, pero mucho más ilusionada que esta mañana porque, pase lo que pase a partir de ahora, yo ya me atreví a dar el primer paso.

Ahora…toca comprar unas cervezas, brindar y beber como si no hubiera mañana. Pero sí lo hay, y se llama… ¡Buenos Aires!

Felicidad, que bonito nombre tienes.

Hoy no puedo más que reiterar esas palabras y ausentarme de momento a seguir googleando “cómo preparar una vuelta al mundo”.

 

Empieza la verdadera cuenta atrás… ¡Seguiremos informando!

 

Mafalda

Un pensamiento sobre “Cumplir el sueño de dar la vuelta al mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *